Xarbaan

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar
Imagen de Xar, tras afeitarse la barba y recortarse el pelo

Xarbaan, más conocido como Xar, es un Guerrero originario de la ciudad de Restov. Hijo y nieto de herreros, su estricto padre le educó para continuar la tradición familiar.

Pero Xar a diferencia de sus hermanos, era un alma libre que quería ver mundo y a la tierna edad de 12 años se escapó por primera vez de casa. Varias veces hizo la intentona y varias veces al volver a la vera de su padre este le daba sus buenas tundas, pero como dice el dicho "Tanto va el cántaro al agua que termina por romperse" y cuando tenía 14 se escapó por última vez. Siguió el Río Alcaudón hacia el este y para su familia se perdió su rastro.

Historia

Después de fugarse de casa, Xar comenzó a ganarse la vida como soldado raso en Lobaria y creció hasta alcanzar la madurez evitando la mayor parte de los problemas simplemente por su presencia física. Siempre fue un niño alto y corpulento y cuando llegó a la pubertad y dejó de crecer el espejo reflejaba a un hombre que rondaba los 2 metros de altura y los 100 kilos de peso, de barba poblada y mirada fría. Muchas peleas las ganaba sin lucharlas por su imponente físico.

La guerra en Lobaria fue larga y tuvo un fin agridulce para el. Dulce porque se forró, pero esto fue después de que su unidad fuese masacrada. El, junto con varios soldados supervivientes, se hizo con unos buenos dineros protegieron a un nutrido grupo de supervivientes en su migración a Restov.

Cuando volvió a la ciudad saludó fugazmente a su madre, le dijo que se afeitara la barba que estaría más guapo. Luego llegó su padre, cruzaron cuatro insultos, le mandó a paseo y partió hacia Zelenia no sin antes comprarle una coraza nuevecita a uno de sus hermanos con el dinero cobrado a los refugiados.

Personalidad y Gustos

Xar es un tipo hosco al que le desagrada irse por las ramas. De puro directo que es, raya en lo maleducado. Es un tipo muy grande con el que nadie se suele meter y, paradojicamente y pese a su ventaja, siempre trata de evitar enfrentamientos innecesarios. Sencillamente piensa que machacar a alguien que es más débil es algo de miserables cuanto menos. Como ve a casi todo el mundo más flojeras... cuando ve calentarse el ambiente suele zanjarlo con un: Estas seguro que quieres seguir tocándome los cojones

  • Ley vs Caos: Xar respeta las cadenas de mando pero siempre ha pensado que alguien tiene que hacer el trabajo sucio de los que mandan, por lo que ocasionalmente toma la iniciativa a pesar de sus superiores. No mata sin necesidad y rara vez quiere hacerlo sobre los inferiores a el, pero por otro lado no tiene ningún reparo en rematar a un enemigo caído. A fin de cuentas un prisionero es un problema y apiolar al enemigo derrotado lo ve infinitamente más humano que dejarlo desangrándose con las tripas entremezcladas con el barro del suelo.
  • Bien vs Mal: Xar tiene poco respeto tanto por los santurrones como por los sádicos. Piensa que unos deberían de aprender a mancharse las manos y que los otros simplemente hay que degollarlos sin más. Detesta a los extremistas, tanto a un lado como al otro de la balanza y cuanto más extremistas más los detesta.
  • Los Extremos: A los realmente malvados los apiola, a los buenos e inmaculados que se piensan que la luz de su dios del bien absoluto les guía... simplemente le dan un poco de pena y les deja en paz que bastante tienen con lo suyo esos pobres diablos (deberían pecar de vez en cuando, que sienta bien). Por otro lado los picapleitos que quieren tenerlo todo por escrito con pelos y señales le irritan y le provocan ganas de apalearlos, mientras que los insensatos chapuzas que se piensan que la anarquía es su religión deberían de pasar un par de mesecitos entre rejas para tranquilizarse un poco.


Vamos, un saludable alineamiento neutral auténtico.

Cita

¿De verdad quieres tocarme los huevos??