Valeri Krechenko

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar


Origenes

Soy Valeri Krechenko hijo de Serguéi y Ludmila.

Nací en Moscú patria de mi padre pero me crié en Lituania durante mi niñez durante la cual mi madre me introdujo en la fe pagana manifestandose por mi devoción a Ausiatis. A los escasos dieciocho años mi padre fue devorado por los lobos mientras estaba en el bosque buscando leña y mi madre no pudo soportar su falta y se suicidó unos meses después.

Solo en este mundo y sin una moneda en el bolsillo me dediqué a ganarme la vida como curandero viajando de pueblo en pueblo hasta que mis pasos me llevaron poco a poco a la ciudad que viera nacer a mi padre. Encontré trabajo en casa de un Boyardo cuya madre estaba muriendo de vieja y pasé un año ocupandome de la medicación y cuidados de la anciana tiempo que aproveché para aprender a leer y escribir Ruso cortesía de la chambelán de los hijos del señor con la que tuve una aventura.

Al finalizar mi servicio en la casa del Boyardo fui reclutado forzosamente como curandero para una expedición de castigo del ejercito Ruso a los cosacos. Dos años me tocó servir sacando flechas y suturando cortes pero al menos disfruté de la camaradería y de un plato caliente durante un tiempo.

Hace seis meses que finalizó mi servicio y he estado viajando mucho de pueblo en pueblo ganandome la vida como curandero sin más emociones que algún lobo con la cabeza aplastada por mi maza por no hacer caso a su sentido común y venir a morderme el trasero. Odio a los lobos.

Me he enterado de que el príncipe está reclutando hombres para una expedición así que, si me disculpas, te dejo que he oido que va a pagar bien y un curandero siempre es necesario.