Titán

De Fronteriza
(Redirigido desde «Titan»)
Saltar a: navegación, buscar

Narración de Presentación

Mikael Haraka ,dos metros de altura, una fuerza colosal, noble carmaniano desheredado, desterrado y deshonrado, tras pasar los 20 primeros años de su vida cazando, bebiendo y luchando, tuvo que empezar de nuevo como luchador a sueldo, primero en fondas de mala muerte, luego en plazas y finalmente en las fiestas de la nobleza. Su camino le llevó a Glamour y al culto de Grevar el Invencible, tomando el apodo de "El Titán". Allí también encontró una segunda fuente de ingresos, despachar a ciertas personas utilizando sus manos. Como pago a un encargo consiguió los "puños celestiales" que le permiten golpear con la fuerza de una maza de plomo.

ÉRASE UNA VEZ EN CARMANIA

Mikael era el hijo primogénito del Sirdar de Bellovalle, uno de los vasallos del Sátrapa de Jhor. Desde muy joven destacó por su gran tamaño y fuerza, lo cual hacía que los demás jovenes le evitaran en la palestra de entrenamiento, ya que pocos eran los que no salían contusionados de un enfrentamiento con él. Los maestros de armas y otros sirvientes de la mansion familiar no se veían capaces de poner coto a sus desmanes, asi que cuando Mikael cumplió los 12 años decidió enviarlo como paje a la corte del Sátrapa de Jhor.

El mundo del joven heredero se vio sacudido de arriba a abajo. Ya no era el centro de su pequeño universo sino uno mas entre iguales, entre los demás pajes de la Casa de Jhor. Los sirvientes del conde no eran los campesinos ignorantes y temeresos de Bellovalle, no podía sobornarlos ni amedrentarlos, y en la palestra se las vía con un maestro de armas, Jasim el Inquebrantable, de una pasta muy diferente a los que había conocido. Pensando en impresionarle, Mikael se dedicó a dar una paliza al primer oponente de su edad con el que le pusieron. El viejo guerrero no se impresionó en lo mas minimo y simplemente le puso a entrenar con los chicos tres años mayores que él, ya que los oponentes de su edad no eran "ningún reto para él". En la siguiente sesion Mikael sufrió una auténtica paliza a manos de un chico que aunque seguía siendo más bajo que él, tenía mucha mas experiencia. Ésta fue la primera de muchas humillaciones, provocadas sobre todo por su carácter impetuoso y algo violento. Acostumbrado a imponer su fuerza y su rango, en la corte del Sátrapa nada de esto le servía. Las cosas pintaban mal para el joven Haraka. Hasta que encontró a Dni, otro paje de su misma edad, pero al que su carácter callado y estudioso le convertían en víctima del grupo de matones local. Un día que estos le estaban dando una paliza, Mikael salió en su defensa, mas que nada por que le daba una excusa para pegar a alguien, y desde entonces ambos hicieron equipo, Mikael ponía la fuerza y Dni la malicia y la astucia. Con la ayuda de Dni, Mikael aprendió a no meter tanto la pata y empezó a progresar en su educacion cortesana, no sólo en la de las armas. Sin embargo eran las armas, o mejor los puños, en lo que destacaba el joven Haraka. Admirador de la gesta del gran Carmanos, que venció al Leon de Bronce con sus manos desnudas, Mikael empezó a practicar las artes marciales con singular ardor, y pronto consiguió derrotar no sólo a sus compañeros de estudios sino a algunos luchadores profesionales.

Al concluir su periodo como paje en la corte volvió a las tierras familiares, dispuesto a pasar todo el tiempo que faltaba hasta heredar sus tierras, bebiendo, cazando, luchando y retozando con jovencitas campesinas. Pero en las sombras acechaba una serpiente. Firuz Haraka era todo lo que no era su primo. Pequeño, feo, hijo de una rama secundaria pero tambien astuto y taimado. No se resignaba a pasar su vida como sirviente de ese enorme patán que tenía como pariente. No cuando sería tan fácil arreglar un incidente que colocaría el patrimonio familiar en sus manos. Fue fácil aprovechar una fiesta de la corte condal para manipular a Mikael y que éste aceptara una pelea "amistosa" con Abidel, el heredero del Sátrapa. El Titán, apodo por el que ya se conocía a Mikael ganó facilmente, y el joven Abidel quedó incosciente en el suelo. Firuz ayudó a Abidel a levantarse y aprovechó para envenenarle. Ambos jóvenes se incorporaron a la fiesta, como si nada hubiera ocurrido. Pero al cabo de unas horas Abidel empezó a sentirse mal y al día siguiente había muerto. El veneno de Firuz agravó las contusiones producidas por la pelea y los médicos concluyeron que el heredero había muerto como consecuencia de una hemorragia interna producida por la pelea.

El Sátrapa no podía condenar a muerte a Mikael por tratarse de un homicidio involuntario, pero si podía exiliarlo de Jhor de por vida, lo que tambien hacía que perdiera sus derechos sobre Bellovalle. El siguiente en línea de sucesión era Firuz.

GLADIADOR

Dada su situación, el joven Haraka decidio que el mejor lugar para tratar de conseguir fortuna y gloria era Glamour, la capital del Imperio, el verdadero centro del Universo, y que no quedaba demasiado lejos de Carmania. Sin embargo al llegar alli descubrio pronto que no le esperaba nadie con un saco de oro en una mano y una hermosa bailarina en la otra como ofrendas por sus servicios. Sin embargo una vez se trago su orgullo, no faltaban oportunidades en Glamour para alguien con sus capacidades. Vereis, en Glamour la tapadera favorita de las Guerras de Dardos son las escuelas de gladiadores. En una ciudad de este tamaño donde hay dos coliseos, y ademas se celebran muchos combates privados en fiestas y funerales, los gladiadores proliferan por doquier y la mayoria pertenecen ya de forma abierta, ya mediante testaferros a esta o aquella faccion noble.