Primer Nacido

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar


Heroe cultural que habria guiado a la humanidad en sus primeros años en Ekarat y luego creo a elfos y enanos como parte de su busqueda de la inmortalidad. Aparece en muchos mitos fundacionales, como en Alfiriel y Acaya con diversos nombres como Primo Nato, Profeta del Mar y el Padre Cruel. Se le considera tambien el autor del Liber Seniorum, el grimorio más antiguo, aún enseñado por la mayoria de las escuelas de hechiceros de Ekarat. Otros textos que se le atribuyen son el De Re Draconica y el Opus Magnum Alquimiquicae'.

La Leyenda

De un documentos del Sabio Velong que ha sobrevivido al paso del tiempo:

Asediados por la guerra y a punto de desaparecer del mundo, la raza humana armo la que llamo Flota Celestial y se dispuso a abandonar su tierra natal. Mucho tiempo pasó y muchos murieron pero al final la flota consiguió atravesar la soledad de la noche y atracar al otro lado de todo lo conocido. Cuando llegó a esas extrañas tierras al borde de la muerte la flota estaba destruida, nunca más podrían regresar a su tierra natal. El frío poblaba la tierra y el aire por lo que los refugiados abandonaron lo poco que los quedaba y partieron hacia el sur dejando a los restos de la flota aprisionados entre el hielo. Muchos cayeron por el camino pero los hombres y mujeres que consiguieron atravesar los glaciales eran los más fuertes aunque sobrevivieron solo para tener que enfrentarse a otra dura prueba. Las fértiles tierras que buscaban estaban pobladas de unas criaturas terroríficas. Su parecido a un tipo de antigua criatura de leyenda era impresionante por lo que se les empezó a llamar Orcos. El miedo atenazaba los corazones de muchos que prefirieron atacar antes de intentar buscar su lugar en el nuevo mundo. La guerra fue cruel y sanguinaria. Los Orcos eran muchos y reaccionaron con fuerza ante el ataque de aquella nueva criatura que invadía sus tierras pero los hombres, aun siendo muy pocos, eran sabios y atesoraban conocimientos que les permitieron ganar una y otra batalla. Pero el tiempo fue pasando y, conforme el hombre se extendía, iba perdiendo poco a poco esos conocimientos en la lucha por la supervivencia. En esa época de desesperación es cuando nació. Él afirmaba ser uno de los primeros nacidos de Agnar y se llamó a si mismo “El Primer Nacido”. El Primer Nacido fue un niño extraño, o eso afirman los que lo conocieron en su niñez, era solitario y meditabundo con un autocontrol de si mismo que asustaba a quienes lo rodeaban. Un día sucedió algo, eso que él llevaba buscando desde hace tanto tiempo. Sus sentidos se expandieron y sus ojos se abrieron con el Despertar de su mente. Podía controlar la tierra, el viento y el fuego, era capaz de controlar luz y oscuridad, orden y caos. Su mente despertó y vio la magia de la tierra. Se llamó así mismo El Primer nacido y fue el primero de todos los magos, y sin duda el más poderoso. Surgió en una época de oscuridad por lo que su pueblo acepto lo que podían hacer sus poderes por su gente. Enseño las verdades de la magia y mostró a aquellos que tanto tiempo los buscaron la forma de hablar con sus dioses. Gracias a la magia del mundo y a los dioses la humanidad tubo la fuerza suficiente para conquistar Agnar y sobrevivir. Pasada la época de oscuridad y con la magia sembrando el mundo El Primer nacido se retiró en los últimos días de su vejez. Poco se sabe de esos días pero muchos aseguran que si bien antes el primer nacido fue el paladín de la humanidad entonces fue el mayor egoísta que ha conocido esta. No estaba dispuesto a perecer a la vejez y experimentó. No se saben los horribles actos que cometió en la Isla de Opsefere pero lo que si se sabe es que en sus intentos de vencer a la vejez creó nuevas formas de vida cambiando a las ya existentes. Intento crear una raza superior en esperanza de vida a la suya y, como resultado de esos experimentos creo una raza de humanos más pequeños pero que vivían tres veces lo que vivía un humano. A esta raza tosca la llamo “raza Enana” en deferencia a la raza de los antiguos mitos.

No contento con sus resultados en busca de la inmortalidad prosiguió con sus experimentos y alteró a los humanos con los que experimentaba haciéndolos de una fiereza delgadez siendo estos en efecto casi inmunes al efecto del envejecimiento. Vivian tambien tres veces lo que cualquier hombre nacido de mujer pero conservaban el aspecto juvenil hasta el final de sus dias. A estos nuevos humanos los llamó Elfos y eran la raza en la que residia la semilla de la inmortalidad. Después se cambió a si mismo y alcanzó su deseada inmortalidad. Viendo todo lo que había perdido por conseguir tan poco y asqueado de sus propios actos sumió su cuerpo en un sueño del que solo despertaría cuando su mente estuviera en paz con sus actos.