Mesta

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar


La mesta es como se llama al conjunto de normas que regulan la transhumancia anual de los rebaños de ganado ovino del paramo a las tierras del sureste de Ederlen, fronterizas con Ilundun.

Historia

Cuando el Paramo fue finalmente incorporado a Ederlen, su excelente lana empezo a llegar a los mercados de Ederlen. Anteriormente casi toda la lana parameña habia usado Orbona como mercado de preferencia. Ahora las ricas ciudades comerciales de la vega del Andril quedaban abiertas para ella.

Sulabar, Anfipotamia, Travesia del Andril y Nueva Urren lucharon por controlar este nuevo recurso. Anfipotamia y Sulabar pronto se descolgaron de la competicion, ya que su situacion geografica no era la conveniente para una ruta comercial con el paramo. Quedaron entonces Nueva Urren y Travesia sobre el campo de batalla. La rivalidad entre ambos concejos alcanzo cotas de guerra civil. Para proteger a los trenes de mulas que llevaban la lana ambas ciudades reclutaron gran cantidad de "alguaciles" que dedicaban tantos esfuerzos a asaltar las caravanas de sus rivales como a proteger a los propios. Travesia se reservo el derecho de "inspeccionar" a cualquier buque que procedioara de o se dirigiera a Nueva Urren. La ruptura violenta de este bloqueo por varias naves llevo a los traveseños a colocar una barrera de barcazas de lado a lado del Andril para impedir el paso. Solo la decidida intervencion de la corona (mas bien del canciller Fabio Eleno, ya que Pirro II luchaba entonces en Mittleben) impidio que estallara una autentica guerra naval. Fabio Eleno impuso un sistema de cuotas y creo una normativa para regular el comercio de forma que las balas de lana parameña eran selladas por funcionarios reales en los puntos de origen con el punto de destino, para tratar de poner coto a los desmanes de los salteadores de caminos a sueldo de una u otra ciudad.

De este modo, a trancas y barrancas continuo el comercio lanar entre el Paramo y la Vega del Andril, cuando los senadores de Nueva Urren se percataron de que si ellos no podian ir a la lana, podian hacer que la lana viniera a ellos. Desde el fin de las guerras elficas las tierras entre el Andril e Ilundun habian estado practicamente desiertas. Ederlen aún no se habia recuperado por completo de la crisis demografica causada por el Interregno y los terminos de la Paz del Olmo limitaban la creacion de asentamientos humanos en la zona. Ahora la mirada de los neourrenses se volvio hacia estas tierras, colinas sobre todo, llenas de ricos pastos, un lugar perfecto para las ovejas parameñas durante los duros inviernos del paramo.

Nueva urren creo una red de cañadas, caminos para el transito del ganado ovino de una anchura especificada (40 varas ederleñas para las cañadas principales, 20 para las secundarias) a las que no podia darse ningun otro uso, ni cultivos ni edificaciones. De esta forma los ganados del paramo podian alcanzar los inexplotados pastos de las colinas fronterizas con Ilundun.

Travesia dificilmente podia competir con esta tactica, ya que si los rebaños se desplazaban hasta su altura, no podian cruzar el rio mas que con un transbordador o mediante un puente que entonces no existia. Aun asi los travesaños no cejaron e siguieron luchando por el control de la ruta comercial hasta la muerte de Pirro II y la guerra sucesoria que le siguio. Durante la guerra los neourrenses supieron complacer al futuro Lisandro III, de forma que al poco de llegar al trono este aprobo un decreto que creo el Consejo de la Mesta, con sede en Nueva Urren y que se encargaria de regular el proceso de la mesta, que es como dio en llamarse la migracion anual de los rebaños ovinos, que es ahora una de las principales fuentes de riqueza de Nueva Urren.