Maldición del Sol Negro

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar


La Maldición del Sol Negro o la Manía del Loco Eltibaldo.


Eltibaldo. Así se llamaba el mago que comenzó la persecución durante la que mataron o encerraron en la cárcel a decenas de muchachas de nobles familias, incluso de la realeza. Según él estaban algo así como poseídas por demonios, malditas, contaminadas por el Sol Negro, un eclipse.


Los creyentes de esta profecía consideran que Eltibaldo, descifró las inscripciones de los menhires de Dauk y de las lápidas de las necrópolis de Wozgor, analizó las leyendas y las tradiciones de los bobolakos. Todas hablaban del eclipse en un modo que dejaba lugar a pocas dudas. El Sol Negro tenía que anunciar la pronta venida de Lilit, adorada aún en Oriente bajo el nombre de Niya, y el holocausto de la raza humana. El camino para Lilit habían de prepararlo «sesenta bestias de oro coronadas, que con ríos de sangre los valles llenarán».


Esta profecías fueron usadas por Consejo de Hechiceros creyeran o no para fortalecer su poder. Para deshacer alianzas, romper coaliciones, meter la zarpa en las dinastías, en pocas palabras, para tirar más fuerte de las cuerdas que sujetan a las marionetas con corona.


Sus defensores también sostiene que es indudable que las muchachas presentan fuertes mutaciones. También sostienen que en las muchachas se pudo reconocer una tendencia irracional a la crueldad, a la agresión, a explosiones irresponsables de rabia y también un temperamento irascible. Para analizar a las muchachas también participaron sacerdotisas de distintos santuarios. Pero todos los intentos acabaron con la muerte de las muchachas.


Al principio se decidió eliminar a todas. Retiramos dos... docenas. A todas se las diseccionó. Una fue viviseccionada.


Determinar sí una muchacha estaba afectada por el Sol Negro era más difícil de los que los seguidores de la profecía suponían y muchas de las muchachas consideran que fueron muertas por error. Por ello empezaron a aislarlas y encerrarlas en torres.


Sin embargo, esto fue un nuevo error. Un montón de ellas se nos escaparon. Entre los príncipes, especialmente entre los más jóvenes, aquéllos que no tenían nada que hacer, se impuso la estúpida moda de liberar bellezas prisioneras. La mayor parte se rompió la nuca.


Muchas de las muchachas encerradas murieron de apatía y una característica fue que poco antes de morir revelaban el don de la profecía. Lo cual para los seguidores de Eltibaldo representaba una prueba más de la mutación.


Sospechosas

  • Silvena, la señora de Narok. Nunca fue atrapada por los hechiceros y ahora gobierna el país.
  • Fialka, la hija de Evermir, que huyó de la torre con la ayuda de una cuerda hecha con sus trenzas y que ahora aterroriza Velhad del Norte.
  • Bernika de Talgar la liberó un príncipe idiota. Ahora, ciego, está en una mazmorra y el elemento más característico del paisaje de Talgar es el cadalso.
  • Renfri, llamada Corvida, hija del rey Fredefalk de Creyden. Muerta por Geralt en la matanza de Blaviken. Había adquirido la sorprendente capacidad de ser inmune a la magia.


Fuente

  • Geralt de Rivia v1- El Último Deseo, El menor de dos males.

Véase también