Elfos del Hielo

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar


Tribus elficas que viven en el continente septeptrional de Ekarat, Borelia. Su contacto con el mundo exterior es casi nulo, con la excepcion de unos pocos comerciantes elfos, que visitan el enclave de Itunak en los meses de verano. Es por ello que muchos aspectos de su cultura son completamente desconocidos y han dado pabulo a todo tipo de rumores. Muy pocos humanos han visto a un elfo del hielo y aun menos han sobrevivido a la experiencia.

Aspecto Fisico

un joven guerrero de los elfos del hielo

Adaptados al severo clima norteño los elfos del hielo son de constitucion mas robusta y fornida (para un elfo) que sus parientes meridionales. Su piel es muy palida, casi blanca, rara vez superan el 1,70 de altura y suelen tener ojos de color ambar y cabello muy rubio, casi blanco. Las mujeres no se diferencian mucho de los hombres, incluso para los elfos, donde el dimorfismo sexual es menor que en las demas razas humanoides.

Cultura

Los elfos del hielo tienen una cultura nomada, viviendo de la caza y la pesca principalmente, y secundariamente de la cria de renos. Tambien domestican perros y utilizan trineos tirados por estos o por renos, segun el lugar y la epoca. Aunque estan divididos en pequeños clanes y tribus, parece existir entre ellos un fuerte sentimiento de comunidad e identidad racial, alentado y mantenido por sus hombres sagrados, llamados Angerok. Son los Angerok los que enseñan que no debe permitirse la entrada a los extranjeros en la tundra y mucho menos que alcanzen "los muros de hielo", las extensiones de hielo perpetuo del norte. La cultura de los elfos del hielo esta muy adaptada a su entorno. Fabrican esquies, patines y raquetas de nieve, y cuando el mal tiempo les sorprende al descubierto son capaces de fabricar refugios con hielo o iglus. Tambien poseen cierto conocimiento sobre la forja del metal y emplean herramientas metalicas de fabricacion propia, sobre todo de bronce, pero tambien de hierro. El origen de estos artefactos es desconocido, ya que nadie ha visto ni herrerias ni forjadores entre ellos. Se cree que tienen algunos contactos con los Orcos de la Taiga a través de los pasos de montaña de las Rinujut pero esto no ha podido ser demostrado.

Angerok

Una angerok exhibiendo su poder

Los angerok son la casta sacerdotal-chamanica de los Elfos del Hielo, y aunque no suelen implicarse en el dia a dia de las tribus y clanes, son temidos y obedecidos casi sin excepcion. Aunque algunos viven de forma casi permanente con una tribu, la mayoria sigue un estilo de vida nomada, sin permanecer mucho tiempo en ningun sitio, y se rumorea incluso que pasan el invierno hibernando como los osos. Para convertirse en Angerok, el o la joven (son indistintamente hombres o mujeres), debe probarse ante el Espiritu de la Helada, al que sirven todos los Angerok. La prueba consiste en pasar todo un dia a merced de los elementos en medio de la ventisca mas dura de el año en curso. El como los angerok saben cual sera la ventisca mas dura es un misterio, pero lo saben Si el novicio sobrevive al rito, al que se denomina El Abrazo Helado, adquiere el estatus de Angerok, ademas de una relacion profunda con los espiritus del frio, el viento y la nieve. Como consecuencia del rito de paso, su piel se vuelve de un tono azulado, y ya no sufre los rigores del clima. Por esto muchos angerok van desnudos o semidesnudos, exhibiendon su rango en su tono de piel. La conducta erratica de los flujos de esencia en esta parte de Ekarat hace que cualquier mago extranjero este en desventaja frente a los poderosos Angerok, que son capaces no solo de aprovechar dicho flujo erratico de las corrientes magicas, sino incluso de predecirlo. Algunos hitolengli afirman haber visto a algunos Angerok volar en sus tirrenos de renos o montados en alces. Los angerok se consideran a si mismo los portavoces del Espiritu de la Helada, y los ejecutores de su voluntad. Por tanto a veces administran ordenes y castigos a los clanes y tribus en su nombre. Quien no cumple las ordenes de los angerok, sabe que puede aparecer congelado a la mañana siguiente.