El Templo del Incubo

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar


Durante la Segunda Guerra del Incienso, la ciudad de Nueva Urren fue saqueada brevemente por los samios, que hubieron de retroceder, no obstante, con la llegada de refuerzos marsos. Cuenta la leyenda que durante el saqueo, un poderoso guerrero samio llamado Euvírides llegó a violar a 33 doncellas de la ciudad; en todo caso, el violador fue linchado por los ciudadanos, que lo descuartizaron con cuatro caballos.

Tiempo después, Euvírides comenzó a aparecer como un terrible espectro que atacaba por las noches a las mujeres de la ciudad, violándolas en pesadillas, y también a los hombres de la ciudad, robándoles todo su vigor y haciéndolos incapaces para el amor y, por tanto, para concebir hijos, sin que nadie pudiera vencer al fantasma en su nueva forma espectral. Finalmente, las autoridades decidieron consultar al famoso Oraculo de Antalia, que les proporcionó un remedio para contener el monstruo.

Construyeron un pequeño túmulo a las afueras de la ciudad con una puerta de hierro y atrajeron allí al espectro por medio de un ritual que incluía una preciosa doncella como cebo; después cerraron la puerta y lo dejaron atrapado en el templo. Ahora bien, cada 33 años, en la Noche del Incubo, el espectro puede salir de la ciudad; para evitarlo, los ciudadanos lo aplacan la noche anterior llevando una doncella a dormir al templo. A la mañana siguiente, la mujer ha perdido la virginidad y sólo le llegan recuerdos espantosos de terribles pesadillas. La doncella es elegida por riguroso sorteo; hasta ahora siempre ha salido una mujer de las clases populares y mucha gente piensa que el sorteo está siempre amañado (aunque ciertamente, el populacho es más numeroso que la burguesía y la nobleza de la ciudad). Hay una balada de los Cantores ciegos que narra que una vez la hija del Rey resultará elegida y un héroe, enamorado de la princesa, la liberará venciendo para siempre al monstruoso espectro. Todo el mundo toma esta canción como una mera historia fantástica, entre otras cosas porque en Nueva Urren no vive ningún rey.

Actualmente el templo del íncubo se encuentra vacío ya que este pudo huir de este gracias a un pacto con Martha Nix por el cual él conseguiría venganza de sus captores a cambio de cederle su poder a esta.