Despertar de un Anima Voralana

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar


Despertar un ánima

Lantash fue conducido por los Voralanos junto con Hongoazulado a través de túneles y huecos entre los hongos gigantes hasta la zona donde Ragadash descansaría. En la zona central y secreta de la arboleda de hongos yacía una enorme masa fungiforme de hongos, setas, musgo... y Voralanos sumida en la más profunda oscuridad.

Ragadash ando como pudo hasta un hueco en el que se sentó siendo abrazado o absorbido por la masa informe pasando a formar parte de ella. Aún mezclado en esa masa se podía ver el rostro desfigurado por el dolor del pequeño Voralano.

La masa informe de hongos habló sin emitir ningún sonido y tanto Hongoazulado como Lantash escucharon su voz con claridad.

Habéis venido aquí para uniros a Mee Vorala y despertar vuestra porción del Gran Espíritu de los hongos

Habéis de saber que no es una tarea sencilla y que vais a correr un tremendo riesgo pues si no sois capaces de despertar vuestra ánima de forma correcta corréis mucho riesgo en la prueba que vais a realizar

Ambos se mostraron de acuerdo en realizar el peligroso ritual.

Camino del círculo shamánico

Ambos aspirantes fueron conducidos por caminos secretos y distintos hasta los lugares en los cuales realizarían la Búsqueda Heroica de la práctica que les permitiría llegar hasta su ánima.

El camino de Lantash acababa en una oquedad completamente rodeada de paredes de hongos a la que no llegaba ni un solo rayo de luz. Dentro de la oquedad había un círculo de hongos de apenas un metro de radio sobre un lecho de musgo. El círculo de hongos parecía viejo, antiguo, usado cientos de veces para ayudar a los aspirantes a shaman.

Ritual del paso al otro lado

Lantash se sentó en el centro del círculo y comenzó a entonar los cánticos que iniciarían su camino en soledad pues el camino hacia el ánima ha de ser recorrido solo, ni siquiera Medianoche podía acompañarle en ese viaje.

Cruzó sus piernas e imploró la ayuda de Mee Vorala a la vez que dedicó un par de horas a expandir lentamente su espíritu permitiendo que este aflorara a la superficie con toda su fuerza pues solo un espíritu fuerte es capaz de cruzar la barrera que separa los mundos.

Recordó las enseñanzas de Ragadash y siguió uno por uno los pasos que harían que el Mundo Espiritual le rodeara. Ingirió la poción que había realizado horas antes mediante el uso de ciertos hongos alucinógenos especiales y se reconfortó centrando su espíritu en la barrera durante horas solo en medio de la apacible oscuridad mientras el efecto comenzaba a alterar su percepción mental de las cosas.

Poco a poco comenzó a sentir las sombras que le rodeaban de la forma íntima y personalizada de la que pocos seres en el mundo podían disfrutar. También comenzó a sentir uno a uno los hongos de la cueva, primero los hongos pequeños que formaban su círculo shamánico y poco a poco las paredes formadas por grandes setas que le rodeaban.

La barrera comenzó a estar más cerca y casi podía percibirla al otro lado de la pared de setas según se aproximaba. Horas después el mundo de los espíritus comenzó a manifestarse en torno a el primero como pequeñas sombras fluctuantes y luego como un movimiento en el propio tejido del aire que alguien con los ojos abiertos habría percibido como una ondulación en el propio tejido de la realidad.

El mundo de los espíritus se resistió a manifestarse y Lantash tuvo que hacer acopio de todas sus fuerzas para hacer que se acercara a el. Finalmente, cuando Lantash abrió los ojos, se vio dentro del círculo shamánico rodeado de las familiares brumas y formas cambiantes del Mundo Espiritual, percibió los extraños olores, sonidos, y el frío y ese regusto a tierra que siempre le dejaba el territorio ancestral de Mee Vorala.

Normalmente se quedaría dentro de la seguridad del círculo llamando mentalmente a los espíritus de Mee Vorala para que le ayudaran o vinieran a hablarle pero esta vez sería distinto.

Lantash se puso de pie, aspiró profundamente y dio un paso que le saco de la seguridad del círculo shamánico.

La guía de Mee Vorala

Inmediatamente Lantash calló a plomo a gran velocidad y vio como el círculo shamánico salía de su campo visual con enorme rapidez. Su cuerpo comenzó a girar en todas direcciones impulsado por azarosas corrientes de aire y turbulencias.

El juego de luces cambiante de los espíritus se tornó caótico y le hería los ojos con una crueldad sin límites mientras los gritos de muerte de espíritus, fantasmas y espectros le atronaba sus sensibles oídos.

El frío del Mundo Espiritual hacía que cada inspiración de ese aire con sabor a podredumbre le llenara los pulmones de afilados clavos.

En medio de aquel caos de sensaciones, Lantash recordó los consejos de su maestro y comenzó a dejar de tratar entender lo que rodeaba.

  • No veo nada pues soy un espíritu y los espíritus no tienen vista, tras lo cual cerro los ojos a las imágenes caóticas que le atormentaban.
  • No oigo nada pues soy un espíritu y los espíritus no tienen oído, tras lo cual dejo de hacer caso a los ruidos y gritos que le atormentaban.
  • No siento nada pues soy un espíritu y los espíritus no sienten nada, tras lo cual dejo de hacer caso al frío que lo atormentaba.
  • No huelo nada pues soy un espíritu y los espíritus no tienen olfato, tras lo cual dejo de hacer caso al holor a muerte que lo atormentaba.
  • No saboreo nada pues soy un espíritu y los espíritus no entienden de sabores, tras lo cual dejo de hacer caso al sabor a tierra y podredumbre que lo atormentaba.
  • Soy un espíritu libre y es a través de mi espíritu a través del cual percibo lo que me rodea. Pero aún no se moverme en el mundo de los espíritus por lo que imploro tu ayuda Mee Vorala para que me guíes hasta mi ánima

Tras esto Lantash fue guiado a través del mundo de los espíritus por Mee Vorala.

Alguien que viera diría que la mano de Mee Vorala lo guiaba.

Alguien que escuchara diría que Mee Vorala le susurraba palabras de consuelo.

Alguien que sintiera diría que Mee Vorala tenía las manos suaves.

Alguien que paladeara habría notado el regusto a tierra fresca de Mee Vorala.

Alguien que oliera habría notado el olor a tierra fresca en la que Mee Vorala crece.

Pero Lantash no se dejó engañar por esas percepciones.

El fallido despertar del Anima

Finalmente Lantash llegó/fue guiado hasta una zona que alguien dotado de vista habría descrito como un paraje secreto, oculto entre las sombras en la que una solitaria seta luminosa crecía.

Lantash sintió con su espíritu que esa era el ánima que esperaba a ser despertada pero notó que esta no le aceptaba, que no le creía digno de el.

  • Soy una parte de ti que has negado toda tu vida. Siempre he estado aquí y siempre me has dado la espalda por lo que no te acompañaré en tu viaje, Me he preparado durante mucho tiempo y quiero llegar a ti pero no entiendo tus palabras
  • El odio y el rencor te impide ver lo que soy. Destierra esos sentimientos pues no le pertenecen a Mee Vorala y evitan que llegues a mí, He sufrido mucho y creo que se de lo que hablas. Esos sentimientos me han sido impuestos por unas gentes que me odiaban, mi padre y mi hermano me trataban con desprecio pues no era uno de los suyos
  • Estabas destinado a recorrer el camino que has recorrido para llegar a mi pero, antes de unirnos, te pido que mires atrás y veas todo lo que has hecho que contradice a Mee Vorala

Y Lantash miró la visión que su naciente ánima le ofrecía, vio la gente a la que había asesinado, vio el egoísmo, la frialdad, la avaricia, el odio que profesaba a los Aldryani, la desconfianza de todos y de todo, la forma tan interesada que tenía siempre de pensar, lo paciente que era esperando de forma retorcida las debilidades del contrario, lo callado y aislado que era... y vio que todo ello no estaba bien.

  • Mee Vorala no asesina pues la vida ha de iniciarse y acabarse en un ciclo eterno que mantiene el mundo en movimiento, Tengo que darte la razón, intentaré dejar de matar sin sentido
  • Mee Vorala no es egoísta pues sus hijos forman colonias para protegerse y prosperar, Es cierto, dejaré de estar con mis semejantes por interés y trataré de mezclarme con ellos
  • Mee Vorala no actúa con frialdad pues ama a todos los que sirven a la comunidad, Es cierto, dejaré de tratar a las personas como si fueran rocas y trataré de entender sus motivaciones y sus sentimientos
  • Mee Vorala no persigue riquezas pues la única riqueza es la vida de la que se nutre para engendrar nueva vida, Es cierto, trataré de pensar menos en la plata y las joyas pues nada tienen que ver con espíritus
  • Mee Vorala no odia a los Aldryani pues convive con los árboles y plantas en el mundo compartiendo el espacio vital, Eso que dices es cierto pero a mi los Aldryani me hicieron mucho daño
  • Si yo me despierto renacerás y esos sentimientos no tendrán sentido, Si despiertas prometo dejar de odiar a mi gente pero no creo que ellos puedan perdonar mis crímenes
  • Mee Vorala siente que desconfías de todo y todos, siempre estás en alerta esperando un ataque y eso no es natural, siento una influencia externa en ti que te obliga a actuar así., Desconocía que actuara de esa forma y desconocía que algo me influyera y me hiciera paranoico. Te agradecería que si despiertas elimines ese problema
  • Mee Vorala no piensa siempre en como sacar provecho de las cosas. No se trata de lo que la comunidad puede hacer por ti sino de lo que tu puedes hacer por la comunidad, Entiendo lo que dices, trataré de pensar en los demás antes que en mi mismo.
  • Mee Vorala es paciente y calmada más tu usas esos rasgos para cometer crímenes. Deberás reflexionar sobre eso pues no me agrada, Eso es cierto pues ser paciente siempre me vino bien como asesino, trataré de reflexionar sobre el mundo en vez de esperar continuamente la oportunidad de sacar ventaja
  • Los hijos de Mee Vorala se relacionan entre ellos, no has de estar tan aislado y hablar tan poco, Siempre he sido desconfiado y por eso hablaba poco. Si despiertas cambiaré y comenzaré a relacionarme con mi comunidad
  • Veo que tus intenciones son buenas más aún no confío en que seas digno de que me despierte. Noto que el devorador de hongos se aproxima, si puedes expulsarlo me uniré a ti

Así sea

El devorador de hongos

Alguien con olfato habría olido el hedor de la bestia.

Alguien con piel habría sentido un escalofrío por todo el cuerpo.

Alguien con gusto habría notado el sabor a la muerte que no engendra vida.

Alguien con oídos oiría el rugido de la bestia.

Alguien con vista la habría apartado para no ver el horror que se acercaba.

Pero tu no tienes olfato, tacto, gusto, oídos ni vista pues eres un espíritu.


Y la bestia llegó pues los mitos nos dicen que puede sentir la presencia de los débiles que acuden a esos parajes a despertar sus ánimas.

La bestia contempló a Lantash que ni siquiera había sido capaz de despertar su ánima y sonrió, hoy comería espíritu fresco.

Abrió las fauces y se lanzó contra Lantash que no pudo esquivarle pues sin ánima no podía moverse por el mundo de los espíritus.

Este solo pudo hacer frente a la criatura de una forma, expandiendo su espíritu formando una barrera de sombras que protegiera las partes más blandas del devorador de hongos.

Y la bestia clavo sus fauces en la coraza de oscuridad de Lantash partiéndose uno de sus dientes. Mordió y mordió pero no consiguió llegar a las partes blandas y jugosas que eran el centro del espíritu de Lantash.

Canción de Plata se despierta

Entonces Lantash notó una brisa que no existía, un sonido que no sonaba y se relajó, notó como el devorador de espíritus escapaba y deshizo el capullo protector.

Y de haber tenído vista habría dicho que su espíritu volaba hasta el Gran Bosque de Aldrya ante lo que Lantash sintió miedo pues se dirigía a un sitio conocido que le era hostil.

Su espíritu pasó rozando las copas de los árboles y se deslizó rodeando ramas, hojas y tronco hasta sumergirse profundamente en la tierra allí donde están las raices de los árboles.

Y allí su viaje acabó y Lantash se encontró rodeado de las raices de Aldrya que no le oprimían sino que parecían acogerle. Las raices estaban por todos lados más observó que estaban entremezcladas con una redecilla blancuzca que parecían hongos. Es entonces cuando, poco a poco, comenzó a oír desde muy arriba la canción que Aldrya le cantaba. Esa música le transmitía el sentir de las raices del bosque y le ablando el corazón e hizo que las lágrimas rodaran por sus mejillas pues no había mayor belleza en el mundo. Y entonces comprendió donde estaba y la lección que su ánima quería enseñarle.

Las raíces que contemplaba eran las raíces del árbol del mundo que era Aldrya y las redecillas no eran sino inmensos hongos que poblaban el subsuelo de los bosques. Raices y hongos vivían en ese mundo en simbiosis, comprendió que los hongos proporcionaban agua y ayudaban a recolectar los nutrientes de la tierra y a cambio las raices les daban parte de los nutrientes que obtenían del sol. Por primera vez escuchó la canción de los bosques.

Y entonces comprendió porque nunca había conseguido unirse al bosque y porqué había sido atraido a Mee Vorala. Casi todos los árboles de los bosques necesitan los hongos para vivir y Mee Vorala tiene su sitio en el gran orden de las cosas para que el bosque funcione. Las raices del bosque de Aldrya y Mee Vorala se alimentan conjuntamente en una perfecta simbiosis en la que cada una aporta a la otra los nutrientes que necesita para su sustento.

Casi todos los Aldryani escuchan la canción del bosque en la superficie, cerca de las copas de los árboles más el nunca pudo pues al igual que casi todos los Aldryani son el tronco, ramas, corteza y hojas del Gran Árbol, también de vez en cuando nacen Aldryanis extraños que se alejan de la luz.

Así Lantash era la raíz del Gran Árbol y, ahora que estaba junto a Mee Vorala, era capaz de escuchar la canción por primera vez en su vida.

Por fin lo has entendido y estoy contento de que así sea. Despertaré ahora y para que nunca te olvides de esta lección tomaré el nombre de Canción de Plata en recuerdo de tus ancestros y te exijo que todas las noches antes de dormir toques tu flauta para que nunca olvides lo que has aprendido hoy.

Dicho esto Canción de Plata despertó y se unió a Lantash y ya nunca estuvo solo.