Categoría:Tarsh

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar

Generalidades sobre Tarsh

Además de los diversos Sultanatos, algunos reinos aliados y del status especial de Carmania, el imperio tiene varias Provincias bárbaras bajo su control. La más prometedora es el Reino de Tarsh, que ha visto enormemente aumentadas sus riquezas tras su civilización y actualmente es un prometedor foco de poder en la periferia. Los tarshitas son bárbaros educados; muchos de ellos han abrazado con ilusión el Panteón Lunar o cualquier dios traído de tierras extranjeras, pero muchos otros han preferido seguir adorando a los Viejos Dioses (excepto a Orlanatus el Traidor, que los ha abandonado a su suerte).

Descripción en inglés

Mapa en Color

Economía y urbanización

Las tierras de los valles de Tarsh son muy fértiles y con la ayuda de la magia de Esrola y los sacrificios humanos ocasionales de Hon-Eel y Sorana Tor, permiten sostener una población importante; de hecho, se exportan grandes cantidades de grano río abajo hacia las metrópolis de la ribera del Oslir, y todo el comercio de alrededor ha motivado que a mucha gente le resulte rentable vivir en las ciudades (trabajando como fabricantes de objetos para vender hacia el norte, como peones en el puerto, constructores de embarcaciones, mercaderes y asociados, etc, complementando ingresos con pequeñas huertecitas o incluso la posesión de ganado). La población de las ciudades aumenta entre finales de la Estación de la Tierra y el Tiempo Sagrado respecto a los tiempos fuertes campesinos, porque muchos aldeanos abandonan los campos entre el final de la cosecha y la época de la siembra de la Estación del Agua para trabajar en el comercio, vender en la ciudad productos fabricados u obtenidos en sus aldeas, hacer de estibadores portuarios o de buscavidas, etc.

En los Buenos Viejos Tiempos, la gente practicaba pequeña agricultura intensiva en los valles. Con la llegada de los lunares, empezaron a acumularse extensiones de tierra y a generarse enormes latifundios en las tierras más fértiles, explotándose extensivamente y con magia, y quedándose la agricultura tradicional para las colinas menos fértiles, donde viven los tarshitas más tradicionales. Muchos orlanthis típicos se transformaron en simples jornaleros, que subsisten en muchas zonas (y son los que se desplazan a currar en la ciudad de lo que sea cuando terminan las típicas tareas agrícolas). Al mismo tiempo, la guerra ha permitido un lucrativo comercio de esclavos procedentes de Balazar, Sartar, Prax y ocasionalmente, la Nación Santa, los Pastizaleños y los Exiliados, que llevan un tiempo reproduciéndose como conejos. Así pues, como a la larga es más barato utilizar a los esclavos para las minas y los campos, los jornaleros pobres y demás stickpickers son desplazados permanentemente a las ricas ciudades. Al mismo tiempo, muchos terratenientes de pequeña importancia y casi todos los latifundistas (como Barastaros), se van a vivir a las ciudades dejando los campos cultivados por esclavos dirigidos por algunos empleados de confianza y custodiados por algunos soldados licenciados.

Así que hay una cierta masa pobre de gente en las ciudades que se tiene que ganar la vida. Eso abarca desde los "shitpickers" (los que recogen desechos para alimentar las chimeneas) hasta los que trafican con hazia (droga prohibida porque el ejército lunar se estaba desmadrando). Así pues, la mezcla de terratenientes ricos, ociosos y ambiciosos (como la Familia Tempesta o los Rumfelssons) y de mano de obra abundante para trabajar cualquier cosa ha provocado que el submundo criminal de las ciudades de Tarsh sea mayor de lo "normal" (para desgracia de los artesanos, tenderos y demás).

Cultura Tarshita

Mitología Tarshita

Historia de Tarsh

Historia antilunar desde el punto de vista de los Exiliados

Acontecimientos de interes

Geografía de Tarsh

Ciudades

Pueblos pequeños

Montañas, Rios y Bosques

Dioses Tarshitas

PNJs importantes

Talfort

Patazapas

Logia de Talfort de los Artesanos de la Antimateria

Fronteriza

Sorana

Cagliostro

Hermana Kassodan

Punta Dorada

Beren

Havor

Hengis el estibador

Ivarne

Varios

Vieja Vira