Categoría:Keresia

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar
Castillo de Rovihos, actualmente avandonado

Orígenes

También conocido como Reino consular de Keresia o “El país de las murallas”. Se encuentra ubicado en la costa norte del gran continente ocupando la total extensión del valle del Ker, río que le da nombre.

No se tiene una constancia clara del origen de la población autóctona de la región pero algunos eruditos parecen estar seguros de que el pueblo Keresio es el pueblo más antiguo que ha habitado nunca esa región, y por ende uno de los pueblos humanos más antiguos de los que se tiene constancia. Su idioma es conocido en el extranjero como el keresio o ulabo (palabra que los keresios utilizan para el término “palabra”).

Por lo visto el pueblo keresio en un principio, aunque compartían una cultura común, no formaban en absoluto una unidad política, de hecho las comunidades keresias eran bastante hostiles entre ellas. Esta situación cambio cuando los pueblos migratorios empezaron a intentar penetrar en la región. Las gentes de Keresia nunca han recibido con los brazos abiertos a ningún forastero (actitud que aún conservan y en buena medida los define). Cuando comenzó la edad de las guerras barbaras los keresios no estaban preparados para afrontarlas y buena parte de las gentes del este del valle cayeron presa de la esclavitud, la muerte, o el exilio. El año 1 del calendario de Keresia lo marca el pacto de Los Jardines de Erebo, donde los pueblos libres de Keresia junto con los refugiados del Este juraron sobre las tumbas de sus ancestros luchar todos unidos hasta que los invasores fueran expulsados o el último de ellos sucumbiera. El proceso de unificación y reconquista no debió de ser sencillo. Las primeras leyes que se escribieron en Keresia datan del año 65 de su calendario, las cuales más parecen un reglamento de ordenación militar y acantonamiento más que unas normas de conducta, pero fijan la figura del Alto cónsul, dirigente supremo de la nación y sienta las bases políticas que rigen a Keresia hasta nuestros días. Aunque no fue hasta al menos el año 130 que la primera de las invasiones bárbaras fue repelida. Los problemas exteriores no tardaron volver a surgir repitiéndose ciclos de conquista y reconquista que involucran a casi todo tipo de bárbaros ( humanos, enanos ,orcos, elfos...) . Durante más de dos mil años que duro la era de las grandes migraciones Keresia se ha afianzado como uno de los Reinos más sólidos y como una sociedad profundamente militarizada; que ha convertido el valle del Ker en un impresionante sistema defensivo de una complejidad y extensión impensable en cualquier otra parte del mundo. Y la paz llegó, a pesar de la gran riqueza agrícola y mineral del país hace ya más de un siglo que ha nadie se le ha ocurrido entrar en guerra con Keresia. Los pilares de la sociedad se tambalean y nadie es capaz de predecir que va a pasar en este reino en un futuro próximo.

Sociedad

La sociedad de Keresia es extraordinariamente rígida y está claramente definida.

Bárbaros

En lo más bajo de la estructura social se encuentran los bárbaros, termino usado para todos aquellos que no tienen una ascendencia netamente keresia. No se hacen excepciones y cualquier matrimonio mixto o cualquiera que no pueda demostrar su origen es despreciado por la sociedad. No tiene derechos salvo los que “La ley de los vivos” les garantiza, estos son poco más que el derecho a la vida, el de retribución (la esclavitud esta prohibida) y el de retorno (derecho a abandonar el país en cuanto lo deseen salvo que tengan causas pendientes con las autoridades). Véase que no se les ha reconocido el derecho a la propiedad, aunque debido a la apertura al comercio extranjero se han limitado las expropiaciones y de hecho solo pueden realizarlas las autoridades; aunque en lo que no se hacen concesiones es en la propiedad de terrenos dentro del país.

Vulgo

La siguiente clase social es el vulgo. Son el grueso de la población y consisten en todos aquellos que no disponen de apellido. Es decir todos aquellos cuyos ancestros no se han ganado el derecho de apellido. Este derecho solo se les concede a aquellos he han realizado alguna gesta de interés particular que demuestre la valía de su linaje y aún así el derecho de apellido solo se extiende por la línea masculina y generalmente se pierde si nadie de este desempeña un oficio de armas. Esta clase tiene completos derechos de ciudadanía pero está tremendamente limitada su escalada social. Los hombre de esta clase no pueden contraer matrimonio con ninguna mujer de clase superior, no pueden desempeñar cargos públicos y en tiempos de guerra pierden por completo sus derechos para obedecer las órdenes de sus príncipes.

Honrados

La siguiente clase social es la de los honrados, son todos aquellos que disfrutan del privilegio de un apellido, con lo que alguno de sus antepasados ha sido enterrado en Jardín de Erebo. Estas gentes representan la clase media de Keresia ocupando la mayor parte de la administración pública (Keresia es un país muy burocratizado), profesionales cualificados (para entrar en un gremio como aprendiz hay que pertenecer a esta clase), intelectuales y militares de carrera. Teniendo en cuenta el tiempo que ha pasado desde que Keresia tuvo su última gran guerra (los Keresios distinguen hasta diecinueve tipos distintos de guerra dependiendo de su extensión, grado de compromiso, calidad del enemigo y otra serie de parámetros) ha hecho que en esta clase no entren nuevas familias desde hace mucho tiempo. El príncipe de Rumeria, un principado de la costa, ha concedido ya tres apellidos en virtud de un excelente trabajo gremial, lo cual ha creado gran controversia en toda la nación. Los honrados no pierden sus derechos en la mayoría de los estados de guerra, también tienen derecho a recurrir al príncipe en caso de ser tratados injustamente.

(nota: Existe una clausula legal que otorga a un príncipe la prerrogativa de convocar a la guerra en caso de que alguno de sus ciudadanos honrados sea asesinado, torturado o hecho prisionero por bárbaros, esta prerrogativa no ha sido puesta en práctica hasta el momento y es el único medio legal para declarar la guerra fuera de sus fronteras).

Aristocracia

El siguiente puesto en la escala social son la aristocracia. Esta clase está subdividida en tres, los señores de la guerra, los señores de la ley y los señores de las almas. Como sus nombres indican los primeros son los que se encargan de dirigir y preparar los ejércitos de la nación. Los señores de la ley son preparados desde pequeños para impartir justicia para ello renuncian a sus propiedades en favor de sus futuros hijos, hasta que los tengan y sean mayores estas son administradas por la corona. Son famosos en todo Agnaar por su honestidad y draconianas sentencias. Los señores de las almas son la clases sacerdotal de Keresia y a diferencia del resto del sistema social es la única clase en la que la procedencia no importa aunque los únicos que pueden entrar en ella voluntariamente son los miembros de la aristocracia El procedimiento por el cual se designa a alguien de afuera de la nobleza para un puesto sacerdotal es “El despertar del Alcan” y se mantiene en secreto fuera del clero.

Príncipes

Finalmente en la cúspide de la escala social se encuentran los príncipes de cada uno de los 14 cantones. Cada uno de ellos tiene poder absoluto dentro de su territorio, solo sometido a la ley por mediación del Cónsul, aunque incluso esa autoridad es rebatida por los príncipes que no en pocas ocasiones han provocado guerras civiles. Los principados son hereditarios aunque no es extraño que una dinastía sea depuesta por el cónsul o por la asamblea de príncipes si queda clara su incompetencia, corrupción o deslealtad.

Religión

La religión es otro gran punto de diferencia entre Keresia y el resto del mundo. No se adora a los dioses, el hacerlo se considera una contaminación extranjera, en su lugar las gentes rinden culto a sus antepasados y a los héroes muertos. En torno a la muerte y a la inmortalidad se ha creado un basto sistema religioso que también ha dado lugar a una magia que es especialmente temida por los extranjeros, de hecho muchos acusan a los señores de las almas de practicar la nigromancia, acusaciones que hasta cierto grado son ciertas ya que la nigromancia tiene su origen en la magia keresia (o puede que al contrario).

Páginas en la categoría «Keresia»

Las siguientes 4 páginas pertenecen a esta categoría, de un total de 4.