CLN Nostra 2007, Viaje a tierras Norai

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar
Borrador de la sesión dirigida en las CLN de Alcala de Henares en 2007

Fue de un viaje organizado por la logia de navegantes a las tierras de los Norai para conseguir ciertos componentes para la fabricación de una nave dragón. (Nave de guerra)

Necesitaban una cierta cantidad de piel de dragón preferiblemente de las alas así que organizaron una expedición liderada por un adepto.

De Nueva Urren partieron en un barco volador hacia la puerta del reptil el adepto, un marinero, un guerrero y dos o tres PNJs que no tenían relevancia en trama.

En la ciudad a los pies de la montaña negra se reunieron con otro PJ, el mercader, que había estado en la feria del wyrm de ese año en el que había habido poca cantidad de componentes dragontinos. Se enteró de que había rumores de que algo en el sur estaba provocando escasez de criaturas dragontinas.

Mandó llamar a otro contacto suyo, un cazador Norai que sería el quinto jugador, para que les ayudara a ir en búsqueda de los componentes que necesitaban en tierras Norai.

Partieron ya los cinco hacia una zona en la que el cazador Norai había oído rumores de que podía haber un asentamiento con buenos cazadores de dragontinos siendo en el camino atacados por unas aves coraliceo-dragontinas conocidos como "sanguijuelas voladoras".

El adepto recordó que había oído que en algunas ocasiones algún otro barco volador había tenido problemas con esas criaturas ya que parece ser que la esencia cargada en el casco de las naves los atrae. Atacaron el barco pero tras unos minutos se vieron obligadas a escapar de los aguerridos defensores.

Localizaron a lo lejos un asentamiento decidiendo tomar tierra para aproximarse a pie a la tribu Norai. Haciendo esto vieron que se trataba de una tribu de mujeres Zalim que, una vez superada la desconfianza inicial, les invitaron a pasar al asentamiento para entrevistarse con la líder.

Acordaron con la líder quedarse un día en el poblado mientras estos estudiaban la propuesta comercial de esta de prestarles una guía a cambio de valiosos presentes que estos portaban. Naturalmente la líder quería que los extranjeros pasaran una noche en el asentamiento para... que alguna de sus mujeres trataran de obtener la "semilla" de los extranjeros.

Todos los PJ durmieron esa noche en tiendas distintas entre los brazos amorosos de alguna Zalim siendo además partícipes del ritual de "Pequeña Fertilidad" realizado por las mujeres para intentar quedarse en cinta. Todos los intentos fallaron...

... de no ser porque la jugadora que llevaba el marinero se le ocurrió la idea de usar la magia de "La Diosa" para intentar que la Zalim se quedara en cinta. Uso un "cambio menor" y la magia de la diosa garantizó que la semilla germinara.

A la mañana siguiente la Shaman de la tribu usó sus fetiches para ver si alguna de las mujeres había quedado en cinta llevándose todas una ENORME sorpresa al ver que una de ellas lo estaba.

Inmediatamente cambiaron las cosas pues las Zalim organizaron una gran fiesta en la cual los otros cuatro personajes fueron agasajados mientras el marinero era amorosamente conducido a una gran tienda...

Las Zalim organizaron una serie de combates rituales para ver quienes ganaban el derecho a ser "sembradas" por el extranjero mientras la Shaman organizaba apresuradamente un ritual de "Gran fertilidad" para aprovechar la ocasión.

Realizado el ritual las horas parecían días dentro de la tienda y el marinero se despertaba, copulaba, comía algo, copulaba, dormía de nuevo... y así repetidas veces tratando de sembrar su semilla en cuantas Zalim fuese posible.

11 de las 12 Zalim que participaron en el ritual de Gran Fertilidad fueron agraciadas por la semilla del marinero que salío fortalecido con un espíritu de "Aguante sobrehumano 18W" que la Shaman integró con su espíritu para que soportara el ritual así como con un arco encantado regalo de la tribu junto con gran cantidad de riquezas del tesoro de la tribu. A fin de cuentas el extranjero les había regalado entre 12 y 16 nuevas criaturas para el asentamiento y eso era algo digno de recompensar.

Con lágrimas en los ojos las Zalim permitieron partir al barco rumbo a un asentamiento en el que sabían habría cazadores de dragontinos guiados por una Zalim que les acompañó en el viaje.

Llegaron al asentamiento y se enteraron de que el ENORME asentamiento se había reunido para una posible defensa pues había un Sidragoi en las cercanías del gran río que estaba cazando (y comiéndose) dragontinos. En la ciudad no había prácticamente ningun despojo de dragontino e incluso había otro barco de la logia de navegantes (esta vez de Sulabar) que estaba allí buscando lo mismo que ellos.

Rápidamente el mercader estimo que no tenían dinero suficiente para comprar las primeras remesas de piel de dragón que llegaran ya que había mucha escasez y el precio se dispararía. Afortunadamente se enteró de que había un cazador Norai que pensaba internarse al otro lado del río para buscar pieles de Dragontino por lo que negociaron con el la posibilidad de acompañarle a cambio de parte del botín.

En principio se negó en rotundo aunque posteriormente acepto que alguien del grupo le acompañara pero solo acepto la ayuda del otro cazador Norai puesto que aseguraba que el único arma que valía al otro lado del río era la discreción porque como los encontrara un dragón, estaban muertos daba igual el arma de que dispusiesen.

Así que aceptó al cazador y se internaron al otro lado del río. El cazador le hizo viajar siempre de noche y tomaba extremas precauciones para esconderse en cuanto llegaba el amanecer y así fueron avanzando por las tierras extrañas.

Vieron una manada de búfalos guiada por tres dragones de tamaño mediano que eran capaces de erguirse en sus cuartos traseros mientras andaban usando un tronco de árbol como bastón. Posteriormente guardaron su "rebaño" en una cerca fabricada con troncos de árbol y se llevaron un búfalo debajo del brazo para la cena.

El tercer día tuvieron mucha más suerte y vieron el enfrentamiento de dos dragones de 10 y 6 metros respectivamente. Finalmente el dragón más grande consiguió matar al pequeño y un tercer dragón (de unos 5 m) salio de la espesura arrancando con una zarpa los ojos del dragón muerto para a continuación comérselos en un extraño ritual. Una vez acabado el ritual, el dragón grande rajó en canal al muerto para comerse su hígado dejando luego los despojos en medio del claro.

Los cazadores esperaron a la noche y, salvo matar una criatura carroñera que se aproximó a alimentarse del cuerpo, no tuvieron más problemas y retiraron la piel, zarpas y dientes del dragón mientras el PJ Norai se ocupaba de las alas.

Regresaron con la carga al barco por la cual apenas se vieron obligados a pagar una suma testimonial por el trabajo realizado por el cazador de la tribu Norai aprovechando el jugador Norai para cobrar su parte del trabajo y unirse al cazador de la tribu dejando así el grupo.

Regresaron el barco al asentamiento y aprovecharon todo el dinero que les sobraba para comprar múltiples mercancías que más tarde vendieran en Nueva Urren por un buen precio.

El adepto fue recompensado por la logia de navegantes viéndose autorizado para aprender un nuevo grimorio, el guerrero vio aumentado su nivel de vida, el mercader obtuvo generosas rentas de la expedición mientras que el marinero...

A causa de las riquezas entregadas por los Norai se retiró del trabajo activo como marinero y compró una casa en la ciudad junto con varias tierras que le garantizasen unas rentas de por vida.

"La verdad es que se vive bien siendo rico aunque no se si me atrevería a regresar a la tribu de las Zalim, quizás se han corrido los rumores y esta vez no me dejasen ir"... pensaba el marinero.

Claro que... que muerte más dulce sería.