Ashaara Morrigan

De Fronteriza
Saltar a: navegación, buscar
Ashaara a la edad de 49 años

Ashaara Morrigan nació en Carmania concretamente en la satrapía de Spol en un pueblo no muy bien comunicado en una zona montañosa. El pueblo era gobernado desde hacía incontables años por una familia noble ilustrada.

A la edad de 8 años, el Karmanoi (un hombre de 35 años) se fijo en la joven Ashaara por motivos que quedaron esclarecidos más adelante. Decidió que la joven debía trabajar para el y la joven pasó a formar parte de su servicio. Extrañamente la joven comenzó a recibir clases para aprender a leer y escribir y al poco comenzó a andar la senda del aprendizaje de la hechicería. Con el paso de los años, Ashaara aprendió el arte de la geomancia junto con... la oscura iniciación en la Hermandad de Xoroc.

Nada más alcanzar los 16 años su maestro la desposó y a los 25 ya había tenido cuatro hijos y su anciano marido (51 años) estaba tratando de meterle el quinto por mucho que ella trataba de evitarle. Pero entonces le conoció a el.

Sus Runas

Runa del Inframundo define lo que es

Runa de la Ley es lo que sabe

Runa del Agua es su último añadido, reemplazó a Runa de la Tierra cuando entró en comunión con Lassa.

Despertar

Ashaara había estudiado la magia de la hermandad y su grimorio y práctica espiritual pero nunca había llegado a superar el nivel de iniciado en la organización. Esto en parte era debido a que técnicamente estaba supeditada a su marido y, al no abandonar nunca las fronteras del pueblo, había visto poco mundo.

Pero una noche su magia fue más fuerte de lo normal y sin buscarlo se vio transportada a las puertas del inframundo. Tuvo una suerte enorme ya que su conocimiento del mismo actuó de una forma subconsciente para enviarla a una zona conocida. La magia la realizó de noche y por suerte recuperó el conocimiento cuando el inframundo esta parcialmente iluminado por por el brillo lejano de Yelm en su lenta travesía diaria, y los demonios menores descansan en sus guaridas ocultando su rostro del terrible dios.

Pero Ashaara no estaba sola, ante ella se encontraba La Bestia, un ancestral demonio conocido (y a veces esclavizado) por la hermandad que la identificó como miembro de ella. Recuerda bien lo que hablaron y lo que pactaron.

"Mis asuntos en el plano mortal son variados y sutiles, y necesito tener más ojos y oidos. Forjaremos un vínculo que nos unirá y permitirá que en ocasiones pueda observar tu mundo a través de tus sentidos, y que tú puedas hacer lo propio con los míos. A cambio te daré varias cosas, nuestro vínculo que podrás usar en el futuro para tu beneficio, te facilitaré la vuelta al plano mortal sana y salva y te proporcionaré un sirviente fruto de mi sangre para que proteja mi inversión"

Y así Ashaara regresó al plano de los mortales, con un conocimiento reforzado del vínculo de la hermandad con La Bestia y con una clausula adicional para el pacto con ella.

"De acuerdo dijo Ashaara, pero solo si añades una cosa. Quiero que me ayudes a quitar a mi marido de en medio"

Samandar y la vida en Glamour

Segunda vida

Ashaara después de ser rejuvenecida por la diosa Lassa